Periodistikas003′s Blog

Reflexión sobre “Relato de un náufrago”

Posted on: marzo 8, 2009

En el artículo “La crónica”, publicado Sala de Prensa[1], Jaime de la Hoz Simanca y Anuar Saad Saad sostienen que “Gabriel García Márquez (el ejemplo que más abunda al hablar del binomio periodismo-literatura),  [sic.] nos dejó como legado el libro Relato de un Náufrago, crónica espectacular que constituyó una serie periodística publicada en el diario El Espectador de Bogotá en los años cincuenta. A partir del recurso de la primera persona, García Márquez lleva de la mano al lector y lo hace recorrer los caminos inverosímiles que transitó el marino Luis Alejandro Velazco, luego del naufragio en mitad del mar”[2].

 

Con base en las lecturas de Máximo Simpson y Federico Campbell, y lo visto en clase, discutamos sobre este texto. ¿Relato de un náufrago es una crónica periodística? ¿Por qué? Argumenten muy bien la respuesta.

La discusión debe llevarse a cabo en su blog con la participación de todos los integrantes del equipo. 

[1] Jaime de la Hoz Simanca y Anuar Saad Saad, “La crónica”, en Sala de Prensa, núm. 36, año III, vol. 2, octubre de 2001, disponible en http://www.saladeprensa.org/

[2] Ibídem.

 

relatodeunnaufrago_11

About these ads

4 comentarios hacia "Reflexión sobre “Relato de un náufrago”"

Considero que no es una crónica, porque incluso al principio del libro nos cuenta la historia sobre la cual fue escrita esta obra, y nos menciona que Luis Alejandro Velasco se la relató en 20 sesiones de 6 horas cada una, es decir que García Márquez no estuvo presente en los hechos, evidentemente.

Citaré al propio García Márquez “logramos reconstruir el relato compacto y verídico de sus diez días en el mar”, es decir que aunque el relato está principalmente basado de una descripción y narración como debería estar la crónica, no incluye la presencia del periodista.

Al mismo tiempo me surgió la duda porque menciona lo siguiente “acordamos escribirlo en primera persona y firmado por él”, aunque no es crónica por lo ya citado anteriormente, si no se hubiera aclarado este detalle y apareciera con el nombre del náufrago cumplía el requisito de la crónica, al estar presente e incluso ser protagonista.

Es por esto que concluyo, de acuerdo a las lecturas de Máximo Simpson y Federico Campbell tiene numerosas características de la crónica citadas por estos autores como ser un hecho real, detalla hechos, lugares y ambientes a tal grado que atrapa al lector en la historia, usa la narración y la descripción, presenta la reconstrucción de los hechos con ciertas visiones subjetivas. Pero no cumple con la que a mi parecer es la característica más importante, la presencia viva de García Márquez (quien es al final quien relata para publicarlo en el periódico colombiano “El espectador”).

Es una excelente historia completamente detallada, y que te va llevando a los ambientes, las descripciones, incluso los sentimientos y la impotencia que sintió Velasco durante esos diez días, con variadas alucinaciones y conviviendo con los animales del mar, incluso peleando la comida, llegando a perder las esperanzas, deseando morir, que a mi parecer se trata de un reportaje.

1 | PRISCILA ORTEGA OTAÑEZ
Marzo 16th, 2009 at 5:06 am

PRISCILA ORTEGA OTAÑEZ: “RELATO DE UN NAÚFRAGO”

Considero que “Relato de un naufrago” es la reconstrucción periodística de la crónica de Luis Alejandro Velasco hecha por García Márquez, el naufrago narró lo sucedido en forma de crónica al autor colombiano y éste a su vez le dio una estructura, lo escribió y finalmente lo dio a conocer.

Basándonos en el puro texto se puede decir que “Relato de un naufrago” no es una crónica porque aunque es un hecho real, Gabriel García Márquez no fue testigo presencial de él, el autor del libro solo se dedicó a plasmar narrativa y periodísticamente lo que le contó Luis Alejandro Velasco en su testimonio acerca de su supervivencia en el accidente que sufrió el destructor: Caldas, de la Marina de Guerra de Colombia (el 28 de febrero de 1955) durante su viaje de Mobile (Estados Unidos) hacia Cartagena de Indias, donde desgraciadamente a dos horas de llegar a su destino; por las inclemencias del tiempo en el mar y por la carga que llevaba la nave, en la que iban a bordo ocho tripulantes, siete de los cuales perdieron la vida y donde Alejandro Velasco sobrevivió durante 10 días en una lancha, soportando todo lo que ello implica: hambre, sed, peligros como el asecho de los tiburones o las mareas tan fuertes; heridas profundas y dolorosas, etc.

En el relato hay varios elementos de la crónica como: equilibrio entre el contenido descriptivo y la narración, también detalles de hechos y ambientes, la sucesión de los hechos se da cronológicamente (aunque en la crónica no forzosamente debe ir en ese orden) y en el libro se narra en primera persona, como si Luis Alejandro Velasco fuera el que lo relatara, pero en realidad no es así. Quizá si el naufrago fuera el que narrara su experiencia, tomara en cuenta los elementos de la crónica, y hubiera por su parte una valoración del hecho noticioso podría ser una crónica porque en su momento él fue el que presenció los hechos y por lo tanto los puede interpretar y contar. Además de que en el momento en el que sucedió el accidente él naufrago pudo haber elaborado una crónica de su supervivencia porque recién había acontecido el hecho.

El libro Relato de un náufrago es narración, con voz en primera persona, cuya secuencia de tiempo es mixta, ya que a lo largo de los capítulos Luis Alejandro Velasco relata lo que le sucedió antes, durante y después del naufragio; pero integra recuerdos dentro de este relato. Describe el ambiente y sus sentimientos, tiene el carácter testimonial de Luis Alejandro y fue un hecho real.

Sin embargo no llega convertirse en una crónica ya que para ello quién la escribe debe ser testigo de los hechos y Gabriel García Márquez, su autor, no presencio este acontecimiento, sino que funge como simple transmisor de una historia o relato personal de Luis Alejandro, con ello nos referimos a que es una reconstrucción periodística de este hecho. En este punto de que el autor se desvanece (García Márquez no deja notar su presencia si es que esta existe) del relato pareciera acercarse más aun reportaje según Federico Cambell ya que el reportaje es impresional, más objetivo, profundiza en la información, averigua causas y consecuencias, relata un acontecimiento y sigue la relación secuencial, además el reportero se desvanece.

Cabe aclarar que en la parte introductoria, es decir “La Historia de esta historia”, García Márquez realiza un análisis retrospectivo, uno de los textos que suelen confundirse con la crónica periodística; he clasificado esta parte como análisis retrospectivo porque: tiene un discurso expositivo, orden lógico entre proposiciones, secuencia temporal, datos que sitúan el hecho (como el contexto político que menciona sobre el dictador Gustavo Rojas Pinilla) que puede ser biográficos-culturales, es de carácter instrumental complementario, desarrolla una idea central, propone un análisis crítico y evoca a la línea interpretativa.

Ayala Rodríguez Nitzia Karime

Acerca de relatar y naufragar

Cuando leí por primera vez “Relato de un náufrago”, me atormentaba la idea de poder estar leyendo la crónica de una de las hazañas más increíbles de las que he tenido conocimiento a lo largo de toda mi vida, sin embargo desde el comienzo del texto se informa al lector bajo qué circunstancias y acuerdos se realizó dicha obra, pero esta narración está tan bien lograda que por lapsos te adentras tanto en el contexto y en la descripción de los hechos y te permites olvidar quien cuenta realmente la historia.
La historia podía parecer sorprendente, un náufrago que estuvo 10 días a la deriva, sin probar alimento ni beber agua. Pero la grandeza y la astucia de este náufrago fueron retratadas con un realismo y una excelente redacción, las cuales solo Gabriel García Márquez pudo lograr.
En realidad el motivo de admiración es Luis Alejandro Velasco y su historia sobre aquellos interminables días que transcurrieron en medio del mar; horas de fortaleza y ganas de sobrevivir y otras más de angustia y devoción por la muerte.
Cuando nos ponemos a reflexionar acerca de nuestra vida y los acontecimientos que la han permeado para siempre de una esencia que la vuelve única, nos sentimos satisfechos o en el peor de los casos desdichados al no obtener los resultados más satisfactorios según nuestro criterio. Podemos llevar a cabo este procedimiento infinidad de veces, pero jamás lo hacemos bajo una situación que nos obliga a adentrarnos en nuestros más profundos pensamientos.
El náufrago Luis Alejandro Velasco tras pasar las 24 horas del día rodeado de agua y en compañía de seres extraños y otros que hubiese preferido que lo fueran, comienza un viaje hacia el interior de sí mismo. Una búsqueda forzada de su fortaleza interna y de su verdadero yo.
Aun haciendo un recuento de todo lo que este marino pasó en este hecho que sin duda le marcó la vida, es probable que jamás logremos entender lo que una persona puede llegar a sentir y a pensar al encontrarse en una situación semejante.
A mi parecer lo fundamental en “Relato de un Náufrago” es apreciar lo estupenda que puede llegar a ser una narración testimonial, cuando nos la saben contar.
En ocasiones podemos llegar a escuchar la misma historia, pero relatada por diferentes personas y ésta jamás podrá ser la misma y mucho menos alcanzar la profundidad lo que conllevan los hechos que verdaderamente sucedieron.
Así ocurre con La historia del marino Velasco, sus vivencias se propagaron por regiones enteras, se convirtió en héroe, pero al paso del tiempo fue olvidado hasta que alguien se atrevió a contar su historia, ya desgastada y la convirtió en uno de los relatos más famosos y mejor logrados.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • periodistikas003: CONTRERAS GRANADOS PAMELA LILIÁN PARÁFRASIS DE “Una estatua para Miguel Alemán” Empieza narrando cómo fue que se dio la transición del
  • Contreras Granados Pamela Lilián: CONTRERAS GRANADOS PAMELA LILIÁN PARÁFRASIS El reportaje comienza con una crónica de cómo fue trasladado el cadáver de Armando Carrillo Fue
  • karime ayala rodriguez: Ayala Rodríguez Nitzia Karime UNA ESTATUA PARA MIGUEL ALEMÁN Este texto nos habla sobre la planeación y edificación de la casa máxima de es

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: